"Un momento con la historia": A 150 años del nacimiento de Ricardo Fernández Guardia.

A don Ricardo Fernández Guardia se le puede recordar por sus diversos roles; pero en el Archivo Nacional se le asocia también por el hecho de que fue director de la institución, de 1928 a 1940. El 4 de enero se cumplen 150 años de su nacimiento, ocurrido en 1867. Nació en Alajuela, hijo de Isabel Guardia Gutiérrez y de León Fernández Bonilla, impulsor  de la creación del Archivo Nacional y también ex director. En 1928 se le designó director de los Archivos Nacionales; sin embargo un año después se le nombró Cónsul General de Costa Rica en España. En 1930 reasumió la dirección de los Archivos, en donde permanecerá hasta 1940. En este puesto se encargó, entre otras cosas, de fundar e iniciar la publicación de la “Revista del Archivo Nacional”, que continúa hasta el día de hoy.

En su faceta como escritor, escribió su primera obra a los 17 años, en francés, Contes et poèmes de Costa Rica. Los estudiosos lo consideran parte de la denominada Generación del Olimpo, grupo de escritores de finales del siglo XIX que provenían de la oligarquía del momento. En 1894 publica “Hojarasca” que se considera el primer libro de cuentos de Costa Rica; en 1901 ve la luz “Cuentos ticos”, que mantienen influencia modernista; en 1902 publica “Magdalena” que se considera la primera obra de teatro del país, y en 1920 publica el cuento “La miniatura”. Su última obra, “Espigando en el pasado”, se publicó en 1946.

El campo historiográfico, labor que lo liga a lo que entonces se conocía como “Los Archivos Nacionales”, empezó a trabajar en 1905 con la difusión de la obra “Historia de Costa Rica: el descubrimiento y la conquista”, de carácter histórico-literario. En el área de la historiografía su producción es vasta y destacan los textos: “Colección de documentos para la historia de Costa Rica, antología” (1907), “Cartilla histórica de Costa

Rica” (1909), “Reseña histórica de Talamanca” (1918), “Crónicas coloniales” (1921), “La independencia y otros episodios” (1928), “Costa Rica en el Siglo XIX” (1929), “Cosas y gentes de antaño” (1937).

Ricardo Fernández Guardia también realizó tareas de traducción, dado que dominaba el español, el francés, el latín y el inglés. “Revista Nueva”, “Revista de Costa Rica” y “Pandemonium”, entre otras, acogieron sus primeras traducciones.

En la vida pública del señor Fernández Guardia son relevantes otros momentos: en 1909 se le nombró ministro de Relaciones Exteriores, de 1940 a 1948 se le designa director de la Sociedad de Geografía e Historia de Costa Rica, en 1944 se le confiere el título de Benemérito de la Patria, en 1947 la Universidad de Costa Rica le otorgó el doctorado Honoris Causa y en 1948 se le designa presidente vitalicio de la Academia de Geografía e Historia de Costa Rica.

Asimismo, a nivel internacional destaca su pertenencia a diferentes Sociedades y Academias de Historia y Geografía, entre ellas:  Real Academia de Historia, con sede en Madrid (1905), de Honduras (ingresó en 1931), Venezuela (1941), Nicaragua (1943), Colombia (1944), Panamá (1945) y de  “The  Academy of American Franciscan History”, de Washington D.C. (1950).

Su fallecimiento ocurrió el 5 de febrero de 1950, cuando tenía 83 años. Se le rindieron honores, dispuestos por el gobierno, en la Catedral Metropolitana en una ceremonia presidida por Monseñor Víctor Manuel Sanabria Martínez.

En esta ocasión, el Archivo Nacional comparte una carta firmada por Ricardo Fernández Guardia como Subsecretario de Relaciones Exteriores de Costa Rica, sobre problemas limítrofes del país, con fecha del 25 de noviembre de 1898 (ANCR, Presidencia, 10043)

Fuentes:

  • ANCR, Presidencia, 10043
  • Soto, J. (2013). Un traductor desconocido: Ricardo Fernández Guardia Un estudio histórico-traductológico de su obra. Revista de Lenguas Modernas, 19, pp. 547-587.
  • Revista de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, 3, San José, Costa Rica, 1956.

 

 

News, CulturaadminComment